Intolerancia a la lactosa: Síntoma de malabsorción de la lactosa

Existen dos situaciones en que puede presentarse malabsorción a la lactosa, por un déficit congénito de enzima lactasa, que se hereda, o por el déficit de lactasa secundario a alguna enfermedad o alteración de la mucosa intestinal.

La lactosa es un hidrato de carbono (azúcar) que está presente en los alimentos lácteos.

La lactasa es la enzima producida en el intestino delgado, que hidroliza a la lactosa, desdoblándola en glucosa y galactosa que serán los azúcares que llegarán a la sangre.

La intolerancia a la lactosa se debe a una malabsorción de la misma a causa del déficit de lactasa; en lo que respecta al componente genético que provoca esta malabsorción, si bien al nacer las concentraciones de lactasa son altas, la misma comienza a disminuir progresivamente por determinación genética. Otro de los factores por los que puede haber un déficit de enzimas del intestino delgado es debido a cualquier alteración o lesión en las vellosidades intestinales que afectan a la producción de enzimas por parte del mismo, siendo esta la causa más común por la cual aparece el síntoma de intolerancia a la lactosa y que se da con mayor frecuencia en niños mayores y adultos.

Intolerancia a la lactosa. Leche

Los adultos lactasa deficientes, suelen conservar hasta un 30 % de la actividad de la lactasa y desarrollar síntomas cuando la ingesta de lactosa sobrepase la capacidad de la actividad de la enzima.

Cuando la lactosa, no absorbida debidamente (es decir, con el previo desdoblamiento en glucosa y galactosa) llega entera al colon donde las bacterias colónicas la fermentan produciendo gas y ácidos grasos de cadena corta; aquí comienzan la aparición de síntomas de intolerancia: Gases, diarrea, que se acompañan de otros tales como náuseas, malestar estomacal, distensión abdominal.

La dieta en la intolerancia a la lactosa

En el caso de los lactantes, hay diversos tipos de fórmulas, como sustitutos de la leche, que no contienen lactosa.

En los adultos, la estrategia dietética dependerá de la intensidad de los síntomas y su tolerancia a los productos que contengan lactosa. Se tendrán en cuenta los alimentos más propensos a generar malestar, pero siempre se irá controlando y probando la tolerancia a los mismos en cada individuo en particular.

Intolerancia a la lactosa. Lácteos.

Alimentos a evitar en una dieta estricta:

– Leches, yogures, flanes, natillas, postres de leche (todo alimento conteniendo leche o lácteos en su composición)

– Quesos untables y quesos no fermentados

– Mantequilla, crema de leche

– Embutidos comerciales

– Panes lacteados

– Helados, batidos, dulces a base de leche, mantequilla, chocolates con leche, caramelos con leche, edulcorantes con lactosa

– Sopas comerciales (conteniendo leche en su composición)

– Mayonesa

Podrán consumirse leches sin lactosa, leche de soja, quesos fermentados, pan blanco o integral (sin contenido de leche), todas la harinas, arroces, pastas, jaleas, merengues, miel, dulces de fruta, azúcar, frutas frescas y frutos secos, té, café, bebidas, jugos de fruta, sal, pimienta, mostaza, hierbas, especias, vinagre, aceite.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *