Fase de Estabilizacion

Fase de estabilización de la dieta Dukan

La fase de estabilización representa el punto de llegada al objetivo final de la dieta del Dr. Pierre Dukan, y los esfuerzos realizados en el mantenimiento del peso alcanzado, garantizarán una mayor calidad de vida tanto a nivel físico como emocional.

Los nuevos hábitos alimenticios desarrollados en la fase de estabilización estarán libres de restricciones en cuanto a lo que está permitido comer, pero siguiendo pautas que impidan tomar el rumbo equivocado y adquirir de nuevo el peso perdido, evitando la aparición del temido efecto rebote.

En este artículo conocerás como la fase de estabilización te ayudará a mantener los resultados a largo plazo, así como los alimentos que podrás disfrutar sin sentir remordimiento alguno.

Objetivos de esta fase

Las acciones llevadas a cabo en la fase de estabilización tendrán como objetivo principal mantener los resultados obtenidos en las fases previas erradicando por completo los hábitos alimenticios erróneos del pasado y adquiriendo una nueva perspectiva sobre lo que comes y lo que haces para contribuir a la salud de tu cuerpo.

Objetivo de la fase de estabilizacion

¿En qué consiste la fase de estabilización y qué alimentos debemos tomar?

La fase de estabilización de la dieta Dukan está regida por los mismos principios de la fase de consolidación contemplándose la hidratación, los 100 alimentos permitidos y más, así como la actividad física.

En esta cuarta fase deberás convertirte en una persona prudente y tomar decisiones acertadas. Tendrás que escoger los alimentos que te favorecen y las horas de consumo apropiadas para dichos alimentos.

Alimentos de la fase de estabilizacion

Los hábitos alimenticios de la fase de consolidación, continuarán aplicándose en la fase de estabilización, teniendo como única condición reservar un día de la semana (jueves) para realizar un consumo íntegro de solo proteínas.

En el transcurso de esta cuarta fase habrás adquirido la ventaja de tener un hábito de alimentación equilibrado, que te permita cuidar de la salud de tu cuerpo. Podrás notar de manera positiva los cambios que has tenido con la mejora de la circulación, la agilidad obtenida por la actividad física y otros beneficios que deberás esforzarte para conservar.

Algo tan sencillo como realizar una caminata intensa de 30 minutos, ya representa una alternativa ideal para quemar calorías y, en el caso de que debas escoger entre utilizar el ascensor o las escaleras, escoje estas últimas. Siempre ten presente hidratarte para compensar la pérdida de sales minerales.

En cuanto a los alimentos permitidos en la fase de estabilización, las restricciones sobre estos han desaparecido, permitiéndote total libertad para integrar todo tipo de alimentos en tus comidas, pero con la particularidad mencionada anteriormente de dedicar un día de la semana al consumo íntegro de proteínas.

Esto se realiza para contrarrestar los posibles excesos causados en caso de haber hecho trampa en las comidas del resto de la semana.

El tiempo de duración de esta cuarta fase será el que consideres apropiado prolongar. Podrás establecer el tiempo de duración, de la misma forma que en la fase de consolidación, multiplicando por 10 el número de kilos perdidos en las fases anteriores. Por ejemplo, si fueron 8 kilos perdidos, los días a cumplir en esta fase de estabilización serían 80.

Y al igual que las demás fases de la dieta Dukan, el salvado de avena no podía quedar fuera de la ecuación, consumiendo 3 cucharadas diarias para favorecer el aporte de fibra al cuerpo.

Ejemplo de menú de la fase de estabilización

Ahora que en la cuarta fase puedes disponer de toda la gama de alimentos que quieras, podrás preparar estas estupendas recetas para que mantengas una alimentación llena de ingredientes que te aporten energía y vitalidad; además de mantenerte en tu peso óptimo alcanzado.

Ejemplo de menu de la fase de estabilizacion

Desayuno

  • Lunes: Café o té, loncha de pavo y una tortilla francesa (2 huevos).
  • Martes: Café o té, queso fresco batido (0% materia grasa) y tostadas con mantequilla.
  • Miércoles: Café o té, dos huevos escalfados y un yogur,.
  • Jueves: Café o té, dos lonchas de jamón de york y queso fresco (tipo Burgos).
  • Viernes: Café o té, una pieza de fruta y cereales con leche.
  • Sábado: Zumo de naranja, café o té, bizcochos o magdalenas.
  • Domingo: Café o té, una pieza de fruta y tostadas con mantequilla.

Almuerzo

  • Lunes: Fruta fresca (una pieza).
  • Martes: Yogur desnatado con salvado de avena.
  • Miércoles: Una pieza de fruta.
  • Jueves: Una pieza de fruta.
  • Viernes: Un yogur desnatado.
  • Sábado: Torta de salvado de avena.
  • Domingo: Una pieza de fruta.

Comida

  • Lunes: Pescado hervido acompañado de calabacín y aderezado con especias.
  • Martes: Ensalada de surimi, pollo en papillote, copa de helado.
  • Miércoles: Zanahorias ralladas, pescado (salmonete) con albahaca, fresas o natillas.
  • Jueves: Ensalada verde, filete de ternera con patatas al gratén, macedonia de frutas.
  • Viernes: Guiso de lentejas, ensalada de zanahorias (o de otras hortalizas), queso y macedonia de frutas.
  • Sábado: Lubina a la plancha con ensalada verde, pisto y confitura de frutas.
  • Domingo: Ensalada de tomate, cordero con patatas y tarta de frutas.

Merienda

  • Lunes: Salvado de avena o queso desnatado  con yogur (desnatado).
  • Martes: Fruta fresca.
  • Miércoles: Galletas.
  • Jueves: Yogur desnatado (puedes añadir una cucharada de salvado de avena).
  • Viernes: Palitos de surimi.
  • Sábado: Yogur con frutas.
  • Domingo: Yogur o una torta de salvado de avena.

Cena

  • Lunes: Huevos rellenos, flan Dukan y ensalada de lechuga y pepino.
  • Martes: Lasaña, compota con especias y queso.
  • Miércoles: Pescado a la plancha con ensalada de rabanitos y macedonia de fruta.
  • Jueves: Pizza vegetariana, ensalada, mousse de limón.
  • Viernes: Pechuga de pollo, gazpacho y yogur o una pieza de fruta (manzanas).
  • Sábado: Judías verdes, brochetas de pollo, una pieza de fruta.
  • Domingo: Sopa de verduras, tortilla (aderezada con especias), un yogur y una pieza de fruta.

Para concluir

La fase de estabilización no debe ser vista solo como el final de un sistema para perder peso, sino como una prolongación de tu vida cuyos hábitos aprendidos podrás ir refinando a medida que tu compromiso por mantener el  bienestar de tu cuerpo evolucione e incorpores nuevas acciones que sirvan como complemento a los hábitos reforzados en la fase de estabilización.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *