El eructo: Un trastorno digestivo

A lo mejor en algún momento de tu vida has sido víctima de los incómodos eructos, o por el contrario has hecho adrede una que otra apuesta con algún conocido para ver quién puede eructar por más largo tiempo.

Pero sea cual sea la situación en que se presente debes saber que éste es un trastorno digestivo que no discrimina edad o sexo. De hecho los eructos se presentan sin previo aviso cuando tu cuerpo necesita expulsar gases que tienes almacenados en tu estómago.

Éstos pueden ser sonoros o silenciosos pero lo más importante no es si los disimulas o no sino identificar las causas que los originan, porque a lo mejor puedes estar tomando bebidas con gases de forma rápida, quizás estés comiendo sin masticar correctamente y despacio.

eructo. aprender a comer

Tal vez tengas problemas digestivos como gastritis o úlceras o posiblemente se presenten debido a un gran nivel de estrés y ansiedad ya que en todos los casos la digestión se vuelve lenta y aparecen los gases. Sin olvidar que en otros casos también se dan por alergias o intolerancia digestiva a algún producto.

Así es que si te identificas con algunos de estos casos puedes respirar profundo porque existen métodos para eliminar y evitar estos molestos gases.

Lo más importante es que cambies tus hábitos alimenticios y esto no se refiere a dejar de lado toda tu dieta sino a la forma de ingerir los alimentos, pues lo correcto es masticar lentamente, en horarios establecidos, y si deseas tomar algún líquido lo más aconsejable es que bebas agua antes de comer.

También debes evitar consumir las bebidas con gases, con alcohol, alimentos muy condimentados, con mucha grasa, además de aquellos a los cuales eres intolerante.

eructo

Asimismo es aconsejable que consumas yogurt, mucha fibra, frutas en la mañana, pero si además acostumbras comer frutas después del almuerzo puedes optar por la manzana, la pera y la papaya ya que estimulan tu digestión.

Pero si después de adoptar todos estos consejos persisten los eructos, entonces es tiempo de visitar a tu médico de confianza para que te diagnostique y prescriba un tratamiento adecuado.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *